Just another WordPress.com site

Entradas etiquetadas como ‘cascado’

Haciendas y minas de Zacualpan, Edo.de México, México

Haciendas y minas de Zacualpan, Edo. de México

Ricardo Castañeda Guzmán

Todo tiene su historia, y para contarla, se necesita saber personajes, lugares, y fechas.

Actas y registros nos dicen que Alejandro Marcos de Castañeda de Labra nació el 23 de abril 1781, y fue bautizado 5 días después en la iglesia parroquial del Real, y cabecera de  Nuestra Santa María Zacualpan de minas[1], Edo. De México, México.  Sus padres fueron Nicolás de Castañeda y María Antonia de Labra, vecinos de la cuadrilla de Santiago[2].

En veinte de febrero 1808, en la misma parroquia, Alejandro contrajo matrimonio con María Antonia Josefa Popoca, doncella de dieciocho años de edad.  En el acta de matrimonio ambos fueron registrados como originarios y vecinos de la cuadrilla de Santiago.

Alejandro y Josefa tuvieron cuatro hijos; María Guadalupe n. 1808, María Tomaza Eutimia de la Trinidad n. 1810, Juan Francisco[3] n. 1816 y Juan Felipe Neri n. 1820.  Después de varias generaciones, Alejandro Marcos y María Antonia llegan a ser mis quintos abuelos.

Los padrones de La Parroquia de Santa María, Zacualpan Edo. De México, nos enseñan que en 1834 Alejandro Marcos y María Antonia vivían como familia, con sus dos hijos, Juan y Felipe en la cuadrilla de Santiago.  Las hijas no están incluidas en estos registros, probablemente porque eran mayores de edad y ya habían contraído matrimonio.  Pienso que vivían en Taxco, porque en sus memorias Juan expresó su deseo de visitarlas durante un viaje que iba a hacer por esos rumbos.

Alejandro Marcos trabajó las minas de Zacualpan como azoguero, y su acta de defunción nos dice que falleció de dolores de cascado el 27 de octubre 1837.  Estar cascado, en la jerga de los mineros, significaba haber enfermado de silicosis, como consecuencia de tanto respirar el polvo de las minas.

Con el propósito de mantener vivo el esfuerzo que Juan Francisco hizo para escribir un manuscrito, que incluye algunos detalles sobre las haciendas y minas de Zacualpan, ahora mezclo con ellos, nuestras propias experiencias durante un viaje a este municipio.

En la siguiente foto podemos ver a don Juan Francisco Castañeda Popoca.  Sentada a su izquierda está María Gabina de Jesús Escobar Mojica, su segunda esposa.  De pie están sus tres hijos, Bernardino, Maximiliana, y Gonzalo, de traje negro.

Juan falleció de bronquitis el 5 de octubre 1898.  Su acta de inhumación de los registros civiles nos dice que fue enterrado en un lugar especial del mortuorio del mineral  de Zacualpan.  Los restos de Juan, su esposa Gabina, y dos de sus tres hijos, Bernardino y Maximiliana ahora descansan dentro de la iglesia de La Inmaculada Concepción del mismo municipio.   El traslado ocurrió en 1928 tras la petición del hijo menor Gonzalo.


[1]Ahora La Parroquia de La Inmaculada Concepción

[2] También conocido como El Barrio de Santiago

[3] Blog 26 oct. 2012 Los Duendes de Zacualpan

Hacienda Santa Efigenia

Juan Francisco nos cuenta que en 1826 Alejandro Marcos, su padre, trabajaba como azoguero en la Hacienda Santa Efigenia donde un alemán llamado Gustavo Epstein era el administrador.

Un día Alejandro Marcos recibió de unos niños que estaban cortando flores una “mazorquita”.  Juan llama a ese fruto “La Belladona”,  y la describe como algo parecido a la mazorca de maíz, de dos pulgadas o más, colorada, del color de un colorín.

Alejandro Marcos sospechó que esta planta fuera venenosa, y seguramente, cuando don Gustavo Epstein la vio, le dijo que en su tierra usaban esta planta para producir un veneno que podía ser administrado a los enemigos.

Interesado en saber más sobre esta planta, me referí a      http://es.wikipedia.org/wiki/Atropa_belladonna  La Belladonna (Atropa Belladonna) es un arbusto de Europa, el norte de África, y el oeste de Asia, también se puede encontrar en partes de Norteamérica.

Después de ver cómo describen La Belladona científicamente, pienso que definitivamente se ve como una “mazorquita”, especialmente antes de que la flor se abra.  Por coincidencia, la palabra colorín  también se usa cuando se termina de contar un cuento.  Usando la palabra, yo diría;

“Colorín colorado,

Éste cuento se ha acabado,

-En este caso-,

…para quien el veneno,

 Le ha sido administrado”.

Hacienda San José

 

Mi casa está rodeada por árboles y vegetación, y de noche sé lo que es estar afuera, en medio  de este ambiente sin iluminación.

En 1838 Juan trabajaba de azoguero en la Hacienda San José con don Roque Díaz.   Una noche sin luna y el cielo con algunas nubes iba hacia su casa. A un lado del camino vio un bulto, algo blanco del tamaño de un hombre.

Con el propósito de identificar al individuo y entender la situación, lo saludo.  El “individuo”  no le respondió.

Pensando que éste individuo probablemente era un ladrón y que posiblemente podría robar alguno de sus animales, se volvió a confrontarlo más directamente.

A un poco de distancia, pidiéndole lumbre para que se fumaran un cigarro, el individuo siguió sin responderle.

Juan se acercó machete en mano. Vio que el bulto era un tronco de cacahuate seco con una rama colgante que el viento movía. Justamente Juan se refiere a este incidente como otro espanto en su vida.

Hacienda Santiago

 

Brincando casi doscientos años hacia el presente, mi primo Rafael y yo hicimos un viaje a Zacualpan, edo. De México.  Con la ayuda de nuestro guía Miguel Ángel, tuvimos el placer de conocer a Eduardo Gama y su hijo Rafael.  Eduardo es propietario donde se encuentran las ruinas de la antigua Hacienda de Santiago.

En este sitio todavía podemos encontrar pruebas y huellas históricas, que revelan cómo era la vida minera dentro de estas haciendas que existían hace varios siglos.

La naturaleza tiene la costumbre de reclamar lo que el hombre abandona, y conforme hacíamos nuestro recorrido, era evidente como la vegetación imponía su capricho dentro de cada hueco.  Encontré gratificante, ver el orgullo con que padre e hijo preservan los restos de estos edificios.  A brazo partido y con machete mantienen a raya el crecimiento de la vegetación.  Sé lo que significa esta tarea con el esfuerzo sostenido que me exige el área verde que rodea mi propia casa.

Estoy muy agradecido a ellos por no solamente habernos permitido estar en su propiedad, pero también por su disposición para compartir todo lo que saben.  Aunque se trate de un botón de muestra, es parte de la grande historia de México.

Con la ayuda del siguiente video, podemos ver los restos de la Hacienda de Santiago y uno de sus molinos llamado San Pedro, muy erecto, firme, y lleno de historia que solamente los años le pueden conceder.  Con el propósito de aclarar unos detalles un audio le prosigue.

Hacienda Gama de La Paz

Solamente estuvimos en Gama de La Paz por unos minutos, pero fue suficiente tiempo para grabar un corto video de los restos de esta hacienda, el cual ahora lo compartimos.

Una pequeña posibilidad existe que mi sexta abuela, esposa de mi sexto abuelo Nicolás de Castañeda era originaria de Gama.  Su nombre era María Antonia de Labra, madre de mi quinto abuelo Marcos del cual escribo al principio de este blog.  En uno de los registros, el padre de la santa iglesia se refiere a ella como María Antonia de Gama.  En esos tiempos los padres acostumbraban mencionar el origen de la persona en lugar del apellido.  Para estar seguro tendré que buscar dentro de más registros.

Mina del Alacrán

 

El viaje de Zacualpan hacia la mina del Alacrán hubiera sido ideal hacerlo en Jeep.  El camino era de terracería, angosto, con varias curvas, en ciertos momentos muy pronunciadas frente a los precipicios.  La topografía consistía de muchos cerros y árboles típicos de esa región.  La temperatura estaba como yo digo, “de camiseta”.   El aire tan pura como son las gotas de agua lluvia, pero las cuales uno no puede acarrear hasta el fin de su vida.  Hermoso lugar en su propio derecho.

Dentro de la propiedad donde se encuentra esta mina, nos encontramos con Margarito Pérez Rodríguez.  No estoy seguro si oficialmente es el velador de los restos de esta mina, pero ahora que vive en este sitio, mantiene un interés personal en cuidarla.

Mientras yo andaba tomando videos, mi primo Rafael Rodríguez grabó una conversación con Margarito, la cual ahora compartimos en este blog.

En esta corta presentación sobre unas haciendas y minas de Zacualpan Estado de México, México he presentado pedacitos que podrían ser de interés para el lector.  Mis deseos son haberlo logrado.  Por  parte mía y de mi primo Rafael Rodríguez Castañeda, doy gracias.

Ricardo Castañeda Guzmán

Nube de etiquetas